Tendinitis

Tendinitis

Área: Terapia Física y Rehabilitación

 

La tendinitis es una inflamación común generalmente derivada a un golpe o esfuerzo excesivo. Para comprender su aparición es necesario reconocer el papel de los tendones peroneos en nuestro cuerpo.

La función de los tendones peroneos es ayudar a mover el tobillo tanto hacia abajo y lateralmente o hacia los lados. También ayuda en la realización de la estabilidad lateral del tobillo en las actividades que implican movimiento de lado a lado.

Los tendones peroneos se encuentran en la cara lateral o externa del tobillo y son dos: uno que pertenece al músculo peroneo largo y otro que pertenece al peroneo corto. En su recorrido ambos viajan detrás del maléolo lateral del tobillo, para insertarse en la base del quinto dedo del pie, y en la parte inferior del pie, atravesando el arco del pie.

La tendinitis de uno o ambos de estos tendones significa simplemente una inflamación de los tendones. Los tendones se inflaman a menudo con el exceso de uso y con actividades de cotidianas. Las sobrecargas repetitivas lesionan al tendón: cuando una persona tiene que doblar constantemente el pie hacia afuera, ya sea por uso de un mal calzado, desviaciones del talón hacia adentro o aumentos súbitos en el entrenamiento los tendones trabajan en exceso para llevar el pie hacia afuera. Cuanto más trabajen, más se acumulan pequeñas lesiones, que favorecen a la tendinitis.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la tendinitis de los tendones peroneos son:

  • Dolor lateral del tobillo
  • Inflamación.
  • Roturas del tendón.
  • Subluxación de los tendones peroneos

Diagnóstico

La tendinitis de los peroneos es diagnosticada durante la examinación física: si la persona siente sensibilidad a la palpación y/o inflamación del maléolo externo del tobillo entonces se puede comenzar a sospechar la lesión. Pruebas diagnósticas por imagen pueden realizarse para determinar la amplitud de la lesión.

Tratamiento

Igual que muchos tipos de tendinitis, el primer objetivo es reducir el dolor y la inflamación. En fisioterapia se utilizan diversas técnicas como el ultrasonido, iontoforesis y la estimulación eléctrica que pueden ser eficaces para reducir el dolor y la inflamación. El uso de terapia de hielo puede ser especialmente útil en la reducción de la inflamación del tendón. Debido a que los tendones son superficiales, responden bien a los masajes.

Comparte este artículo:

Artículos Relacionados:

Enfermedad periodontal y diabetes

La enfermedad periodontal (EP) una patología que frecuentemente se encuentra asociada a enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes mellitus (DM) y que suele encontrarse subdiagnosticada a nivel mundial. Su presencia suele implicar un…

Leer Más

La lumbalgia en la mujer embarazada

Área: Medicina del Deporte y Terapia Ocupacional El embarazo es un estado en el que la mujer sufre una serie de situaciones que afectan a varias estructuras del cuerpo. En éste se…

Leer Más

Recomendaciones dietéticas durante la pandemia COVID-19

Nutrición En enero de 2020, el mundo se enfrentó a un brote de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), causado por el grave síndrome respiratorio agudo coronavirus (SARS-CoV2). La evidencia de alta transmisibilidad…

Leer Más

Suscríbete al boletín

¡Reciba noticias y soluciones sanas a tus problemas de nuestros expertos!